¿Inicio de clases? Un momento de autorreflexión

Nosotros los educadores realizamos una serie de autorreflexiones durante el año escolar con el propósito de identificar las fortalezas y debilidades del proceso educativo. Sin embargo, qué pasa por la mente y el corazón de nosotros cuando al finalizar el año escolar no tenemos la certeza de cuáles son los cursos que ofreceremos, el grado o simplemente en qué escuela trabajaremos. Por eso, nunca es tarde para un momento de autorreflexión.

El momento de autorreflexión nos ayudará a comprender que serán muchos los elementos que tenemos a nuestro favor y que independientemente de las circunstancias que nos rodean tenemos los secretos para lograr un año escolar exitoso. Podemos año tras año meditar sobre cómo organizaremos el curso, cuántos grupos y estudiantes tendremos, en dónde seremos ubicados, cuáles serán las herramientas y estrategias a utilizar, pues siempre será un reto impartir cursos efectivos, variados, competitivos y rediseñados. Sin embargo, a pesar de TODAS y otras posibles interrogantes o inquietudes  que puedan surgir es indispensable enfatizar que nosotros tenemos lo necesario para canalizar con éxito TODAS estas inquietudes.

No obstante, el éxito educativo exige una serie de pasos que te llevarán desde el principio a lograr ser un Educador Sin Recreo:

  1.  Vencer los miedos: Comprender que las herramientas intelectuales nos pertenecen porque son las capacidades, los conocimientos, el talento e inclusive la vocación que poseemos  como educador ¡Apodérate de ellas!
  2. Enfocar el curso en el estudiantado: Conoce sus intereses, necesidades, inquietudes, metas e inclusive cómo desean ser educados.
  3. Rediseñar el espacio constantemente: Decorar el salón de clases con los elementos que más nos  apasionan como educador y que motiven al estudiantado. ¡Es espectacular!
  4. Aprovechar el tiempo: Requiere esfuerzo y sacrificio porque implica que estaremos buscando nuevas estrategias 25/7.
  5. Establecer prioridades: Exige resultados cualitativos no cuantitativos porque lograremos  efectos a corto y largo plazo (crecimiento personal, educativo y ético).
  6. Identificar proyecciones: Brinda seguridad y posibles modificaciones al proceso educativo.
  7. Tener determinación: Lograremos los objetivos a pesar de las distracciones u obstáculos.

En resumen, un momento de autorreflexión es indispensable aunque estemos de vacaciones. A partir de ahí, empezaremos el año escolar 2018-2019 con éxito y teniendo la certeza de que no importan las inquietudes como mencionamos  anteriormente; sino comenzar con estos siete pasos que nos ayudarán a dondequiera que vayamos a educar.

¿Te animas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.