Café que sabe a solidaridad

¿Quieren saber como un café puede saber a solidaridad? Sigan leyendo esta hermosa historia.

Durante la tarde del 17 de noviembre, recibimos  en nuestra escuela con mucha emoción a los dueños del café Latte que Latte, Amílcar Cotto y Cristina Martínez, lugar ubicado en la Ave. Domench, Hato Rey.  Con mucho entusiasmo contaron su historia como emprendedores y forjadores de cambios sociales desde su rinconcito con olor a café.

Al comienzo del conversatorio hubo un detalle muy importante que estos mencionaron, “para lograr cosas lo único que debes es querer hacerlo y para conseguir el éxito tienes que trabajar muy duro”.

Cristina nos contaba como desde niña tenía el sueño de tener un lugar de hacer y vender café. En algún momento la oportunidad de tenerlo dejó de ser un sueño y comenzó con un carretón ubicado en un área de San Juan, cumpliendo su más grande anhelo. El mismo era manejado por Cristina, pero este se estaba viendo afectado por problemas físicos del lugar y administrativos. Amílcar, siendo un antiguo amigo de Cristina, entra a esta historia al probar las delicias de este lugar, dándose cuenta del gran potencial de este espacio, pero no podía entender por que no terminaba de tener éxito. Luego de mucho análisis, Cristina decide cerrar su carretón, pero jamás su sueño.

IMG_8464
Cristina y Amilcar, dueños de Latte que Latte.

Tiempo después, sin nada de dinero, Amilcar y Cristina decidieron emprender juntos este sueño y entre ambos lograron alquilar un local, el cual no estaba en muy buenas condiciones, pero para ellos era perfecto. Con mucho esfuerzo lograron revitalizar el espacio, utilizando mesas y sillas recicladas, libros donados y en las paredes mensajes escritos de frases o lecturas diarias que leían cuando en este proceso los atacaba el cansancio y el desaliento, estos son los detalles que forman este espacio.

Y se preguntarán que tiene de especial este lugar, pues sencillo, una vez entras la energía que fluye es de positivismo, optimismo, personas conspirando ideas para lograr un mejor país, mujeres y hombres haciendo que sucedan las cosas. Aquí el café sabe a solidaridad, a unión, a gente buena.

Familia de Latte que Latte (foto página oficial Latte que Latte).

Pero estos “corazones cafeteros” no solo ofrecen café, ofrecen un espacio de transformación y de creación. Entre de las historias  contadas la más que nos cautivó es la de Jesús Santana, hombre que deambuló por 8 años y llegó a la vida de Amilcar y Cristina para enseñarle otras dimensiones del ser. Jesús, en un principio los visitaba para ayudar en los quehaceres externos del negocio, se le daba café y comida. En un momento Amilcar y Cristina se le acercaron a preguntarle como más lo podían ayudar y recibieron una respuesta muy profunda: “No me midas como te mides tú, mídeme por lo que soy yo, de lo contrario no me vas a entender nunca”, es en ese momento donde Amilcar entiende que el fue llamado a acompañarlo en el camino no a cambiar su vida, y así lo hizo. Hoy en día Jesús es el querendón de Latte que Latte, mesero de este espacio y siempre te espera con una enorme sonrisa, llena de vida y agradecimiento. Jesús ahora tiene un nuevo motivo por el cual vivir.

Jesús Santana, mesero en Latte que Latte (foto página oficial Latte que Latte).

Otras iniciativas que trabajan esta gente de gran corazón son “Ni una galleta más”  para brindar ayuda a mujeres víctimas de maltrato y “Café pendiente” que consiste en dejar un café pago para quien no pueda comprarlo, estas nos inspiran y confirman que hay mucho por hacer para aportar al cambio que necesitamos como país.

Con mucho entusiasmo y amor recordamos estas palabras de Cristina; “A mi me vuela la cabeza pensar que a la edad de ustedes, estén pensando en ayudar a los demás, a su edad yo no pensaba en estas cosas, por eso los felicito” ¡Gracias por esto!

IMG_8463

Historias como estas nos enseñan que hay mucho por hacer, que el país necesita personas que hagan cambios y que la educación es la clave para generar los mismos. Sumamente agradecidos con Cristina y Amilcar por su tiempo y enseñanza, esperamos verlos muy pronto. ¡Un café siempre es excusa para una buena conversación! ¡Que lo bueno se comparta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.